La Marina de València

"Franca C", el más veterano en el mar

Estrellas. El blog dominical de Francisco P. Puche. Artículo I
31/8/2018


El 1 de julio de 1960, los viejos pescadores del Cabanyal se quedaron sorprendidos al ver entrar en la dársena, entre los transversales llenos de actividad, una hermosa motonave blanca, distinta y mayor que las que hacían el servicio habitual con Baleares. Era la "Franca C", un lujoso buque de cruceros, de la compañía italiana Costa, que terminó siendo noticia porque por primera vez traía a Valencia un contingente de nada menos que 400 turistas.

Bajaron a tierra casi todos, abordaron los autobuses preparados para la singular ocasión y se dedicaron a recorrer una ciudad poblada de tranvías y Seiscientos, de triciclos de reparto y gente entre la que no faltaron miradas de asombro por el inconfundible atuendo de los turistas. Los había de media Europa y todos tenían posibles, a tenor de los testimonios de la prensa local. La ciudad, que dejó impresionada a muchos, les sedujo de inmediato. Y no pocos se convirtieron en clientes de las tiendas de recuerdos y tipismo; sin prisa alguna, porque la motonave no apretaba en sus horarios y zarpó, ya entrada la noche, rumbo a Palma de Mallorca.

La oportunidad no se le escapó al alcalde Rincón de Arellano. En el Boletín de Información Municipal podemos encontrar la reflexión que quedó como fruto de unas horas de estancia, cuando España empezaba a vislumbrar que el turismo podría ser "un gran invento". "Sería interesante y deseable que con la llegada de este buque se reanudase una corriente turística por vía marítima, con escala en Valencia, que fue habitual y frecuente en otros tiempos", se  escribió.

"Franca C" ya no volvió a Valencia; pero a Valencia le quedó la ilusión de estar presente en el negocio de los cruceros. Pronto empezarían a venir, esporádicamente, otras motonaves blancas. La que hoy distinguimos como Estrella pionera, era entonces un navío de interesante historia: construido en 1914 en Estados Unidos, como buque de transporte de frutas de la Mallory Line Medina, se llamó en su inicio "SS Medina", nombre que llevó hasta 1947.

Hizo arriesgadas singladuras de transporte en las dos guerras mundiales, pero también miles de millas de apacibles viajes con carga de patatas y cebollas. Hasta que lo compró el armador italiano Genaviter, pensando en el transporte de emigrantes a Sudamérica, un negocio en el que se estrenó, ahora con buen número de camarotes, en 1950... pero que llevó a su dueño a la bancarrota. En 1952 fue adquirida por Costa, que tras darle un repaso destinó el buque a la línea entre Génova y el Caribe, misión que cumplió hasta que las mejoras de la economía europea hicieron pensar en el negocio del turismo de cruceros. Ahí estuvo la motonave, llamada ahora "Franca C" después de una profunda renovación que incluyó prolongaciones de la cubierta principal hasta la popa. Hasta el año 1977 dio lo mejor de sí misma en este cometido, que es el que le trajo a Valencia.

Después...La historia del "Franca C" durante los últimos cuarenta años es tan apasionante como rocambolesca. Y le ha llevado a ser la motonave de pasaje más veterana del mundo, reconocida por el Guinnes de los Records en 2009. Porque en 1997 una fundación alemana compró el barco, le puso el nombre de "Doulos" y destinó durante varias décadas al programa de inspiración religiosa "Libros para todos", que fue por el mundo, como biblioteca flotante, facilitando buenas lecturas.

Biblioteca.

¿Qué más se puede pedir para un buque respetable? Pues aún queda la historia de nuestro siglo, no menos apasionante. Porque un empresario de Singapur quiso usar la veteranía del navío para explotarla como hotel en seco mediante una inversión no inferior a los 25 millones de dólares. En  Bintan, Indonesia, a una hora de navegación de Siungapur, el buque, puesto en tierra mediante un complejo proyecto de globos y rampas, está a punto de entrar en servicio como hotel de lujo y resort marinero. El dueño, cristiano como los antiguos dueños alemanes, afirma que los beneficios serán para obras benéficas. El "Franca C" que pasó por Valencia, el "Medina" antes y el "Doulos" ahora, el más veterano buque de pasajeros que ha evitado el desguace, está ya en su 104 aniversario.

Hotel en seco